close

Berenice Hernández

Semblanza

Ganadora del IV Concurso de Cuento Eduardo Ruiz; becaria del PECDAM en el área de cuento, 2014.  Autora de Cementerio Paquidermo (Premio de cuento Xavier Vargas Pardo; Secum, 2016). Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales.

 

Conoce a Berenice Hernández en sus propias palabras…

¿Escribir en tu habitación a solas, o en un café?

Prefiero escribir en mi habitación, sola, y sin ruido.

¿Qué cualidades aprecias más de una obra literaria?

Soy fanática de las atmósferas y los personajes bien creados. Me gustan las obras en las que se ve cómo el autor no tiene miedo de explotar y hacer sufrir a sus protagonistas. Prefiero los libros que me lastimen, a los intentos fallidos de una literatura “políticamente correcta”, que tiene miedo de clavar el dedo en la llaga, o los juegos experimentales donde no se profundiza en la condición humana, y sólo intentan mostrar algo “diferente”, “visualmente bonito” sin justificación. Eso no me gusta.

¿Qué libro marcó tu vida?

Esta siempre es una pregunta difícil. Si me remonto a la infancia, diría que uno sobre Galileo. Fue ése el que me generó el interés lector que tengo ahora. En cambio, si hablara de un libro que me marcó por su profundidad, porque me hizo sentir, diría El desierto de los Tártaros, de Dino Buzzati, Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexiévich, o 2666, de Roberto Bolaño. No lo sé, hasta ahora no puedo elegir sólo uno.

¿Qué autores te inspiraron a escribir?

Diría, sin duda, que Enrique Serna, Guadalupe Nettel y Alessandro Baricco. No es que haya empezado a escribir por ellos, sino que a partir de conocerlos supe que yo quería llegar a hacer lo que ellos hacen, transmitir lo que ellos me transmitían a mí como lectora.

¿Qué cita resume tu filosofía de vida?

Hay un fragmento de Altazor que me gusta mucho, no resume mi filosofía de vida, sino de la muerte perpetua: “Y voy andando a caballo en mi muerte/ voy pegado a mi muerte como un pájaro al cielo/ como una fecha en el árbol que crece/ como el nombre en la carta que envío/ voy pegado a mi muerte/ voy por la vida pegado a mi muerte/ apoyado en el bastón de mi esqueleto”.