close
Reseñas

It (2017): el análisis de una adaptación que divide al público

Por: Felipe Gómez Jacobo

(SPOILER ALERT)

 

Aunque el propio Stephen King declaró lo terrorífica que le pareció la nueva adaptación de su novela It (1986), a muchos de los seguidores del libro y de la mini serie de los 90 no les agradó totalmente. Pero analicemos el asunto con mayor detenimiento.

La crítica parece apreciar favorablemente el filme de Andy Muschietti, alumno de Guillermo del Toro, a quien el primero encantó con su anterior filme de terror Mama (2013) y que catapultó a la actriz Jessica Chastain al estrellato. It tiene un 70% de aceptación por parte de los críticos especializados, según Metascore; mientras que la fanaticada, hasta ahora, le da una calificación de 8 en un rango 10 en IMBD y Rotten Tomatoes.

La película nos presenta a “Eso”; un ente malévolo y ancestral que llegó a la Tierra durante la prehistoria y se asentó en Derry, Maine, donde durante siglos ha masacrado a adultos y a niños por igual hasta que se topa con el Club de los Perdedores, quienes le hacen frente en dos etapas: este film muestra solamente la primera, cuando son niños.

Una marcada diferencia en este sentido es que la novela no hace mucho énfasis en una de las formas de It, la cual es el payaso bailarín Pennywise, sino que explora los miedos de los niños y muestra al ente metamorfoseado en las fobias de éstos como si fuera un ser camaleónico. Por el contrario, la película de este año, aunque también se centra en los niños y en sus fobias, pone de principal antagonista a Pennywise y le da un papel preponderante.

A criterio personal, Bill Skargard hace un prominente y excelente papel interpretando al payaso asesino. En efecto (y a diferencia de los trailers y los posters) no es del todo terrorífico como el payaso de Tim Curry. Tendríamos que preguntarle a niños menores de 15 años qué les pareció esta nueva película para ser justos con toda una generación que vio la mini serie siendo aún niños y hoy día no sienten el mismo pavor (¿por qué crecieron?).

Pennywise de Bill Skargard cumple con ser burlón y despiadado, y aunque Indiewire señaló queentre más aparecía el payaso, menos miedo daba, el portal crítico de Roger Ebert calificaba el papel del actor como: “…él (Skargard) no parece estar trabajando tan duro para asustarnos… Él es tímido -juega con estos niños- haciendo que sus estallidos repentinos de hostilidad de payaso insano sean mucho más impactantes”. Es decir, primero les da risa y después se los come.

 Como ejemplo está la escena en la que It pretende devorar a Eddie Kaspbrak tras éste haberse roto el brazo, donde Pennywise tras un letal “Es hora de flotar”, se acerca a él bailando y juega con su brazo como si se lo fuera a comer. (Me pregunto a qué niño no le asustaría ver a un payaso de apariencia malévola intentando comer su brazo). Lo mismo sucede casi al final, cuando se presenta como el Payaso Bailarín ante Beverly. El papel de Skargard pesa en ese sentido.

En contraparte, hay detalles que hacen ver a la película como una más del montón en cuanto a su género. The Guardian la aplaude, pero la señala como “lo típico de las últimas películas de terror: casas abandonadas, payasos malévolos, etc.”, si bien Muschietti no utilizó mucho el recurso del elemento sorpresa para asustar. Si acaso, 3 escenas lucen de esa forma, por ejemplo en la parte donde Beberly noquea a su padre y Pennywise la secuestra. Por momentos la película sí se asemeja a lo típico de estos filmes, y eso repercute al final.

Sucede también con el asunto de los efectos que si bien el presupuesto de la película era limitado, se pudieron explotar de mejor forma aunándolos a la actuación del payaso y el resto de los perdedores. Véase el caso de Kubrick en El Resplandor (1980). Con un presupuesto cómodo creó una obra maestra y explotó el ingenio literario de King en la pantalla grande.

En conclusión, el filme es lúcido, generó una expectativa publicitaria enorme que no les pareció a muchos pero que a otros muchos sí nos gustó. Al fin de cuentas, el cine se trata de eso, de generar discusión sobre un filme y su historia, y más cuando se trata de una adaptación literaria.

La segunda parte saldrá el 6 de septiembre de 2019. Se rumora que Jessica Chastain ocupará el papel de Beverly y que Daniel Kaluuya interpretará a Mike (Daniel es la estrella del aclamado thriller psicológico Get Out (2017) que con un presupuesto tímido de 4.5 millones de dólares hizo más de 200 millones). Hasta Jake Gyllenhaal (Nocturnal Animals) suena como Bill en la pantalla grande.

Habrá que esperar. Esperar flotando.

 

 

 

SEMICH

Autor SEMICH

Deja tu comentario