close
MisceláneoReseñas

Deadpool y el irresistible encanto del Súper-antihéroe

deadpool

Por: Víctor Manuel López Ortega

 Mucha gente ha leído el comic de Marvel en el que se basa la cinta Deadpool, ha acudido al cine para verla y más de un amigo me la había recomendado porque es muy divertida. Admito que a veces a mí me ha hecho falta acercarme a las obras, tanto literarias como cinematográficas, encumbradas por la cultura pop de nuestro tiempo; tiendo más a preferir los clásicos y descuidar la actualidad, lo cual no es bueno porque uno se aísla de los temas de conversación en las reuniones. Consciente de ello y determinado a romper con mis propios esquemas, me di a la tarea de verla.

            La trama de Deadpool, con sus particularidades, se enmarca en las convenciones que le dicta el género de superhéroes. Wade Wilson es un mercenario (antes fue militar) que se enamora de una bailarina exótica y tiene una relación pasional y casi perfecta con ella, hasta que a él le diagnostican cáncer en etapa terminal. La única opción que Wade encuentra para sobrevivir es que lo conviertan en un mutante con poderes extraordinarios, casi inmortal, con la capacidad de autorregenerarse; no obstante, su piel sufre alteraciones que lo hacen ver como un monstruo, es por eso que Wade decide confeccionar su propio disfraz y enfrentar al científico que lo transformó en un superhéroe, quiere recuperar la belleza perdida, a la mujer que ama y que abandonó, teme no poder recuperarla cuando ella se dé cuenta en qué acabó; es por eso que lo vemos como un asesino despiadado durante la película, los flashbacks que vemos en el trayecto justifican los motivos de Wade para actuar como antihéroe e incluso consiguen que el espectador empatice con él.

Primero que nada, es necesario aclarar que el héroe es un arquetipo. En su libro El viaje del escritor, Christopher Vogler define arquetipo como un conjunto de funciones flexibles que un personaje desempeña a lo largo de una historia, máscaras que los personajes portan temporalmente y que permiten que las tramas progresen.

Para Vogler, un héroe es alguien capaz de sacrificar sus propias necesidades en beneficio de los demás. El valor más arraigado a este concepto es el sacrificio personal para proteger y servir.

El antihéroe es una variante del arquetipo del héroe. De acuerdo a Vogler, un antihéroe no es lo opuesto a un héroe, sino un tipo de héroe muy concreto, que tal vez pueda considerársele un villano por encontrarse fuera de la ley, según la percepción de la sociedad, pero el público siente empatía por él.

Esto es precisamente lo que observamos en Deadpool. Wade sacrifica su vida convencional para aferrarse a la vida y evitar el sufrimiento de su pareja, la autoridad lo considera un villano porque actúa fuera de la ley, vive marginado, en la casa de una mujer negra y ciega, enfrenta tanto a policías como a secuaces del científico que deformó su apariencia física e intentó matarlo; pero el espectador, después de ver una serie de flashbacks del pasado del personaje, empatiza con su causa.

Los antihéroes pueden presentar un fuerte toque de cinismo y arrastran alguna herida. Ambas características son evidentes en Deadpool. Una persona cínica es alguien que se comporta de manera descarada, impúdica y deshonesta. Así es Wade Wilson. En la película Deadpool el espectador tiene acceso a sus pensamientos, habilidad que el antagonista no posee; nosotros, como público, somos privilegiados. Podemos oír y ver la relación pasional con su novia, sabemos en dónde han dado balazos a Deadpool durante sus enfrentamientos con la autoridad y hay especial énfasis cuando el personaje ha sido herido en partes impúdicas. La deshonestidad también está presente, Wade Wilson era asesino a sueldo, transformado en super héroe en la clandestinidad, él no quiere hacer el bien común, quiere vengarse y rechaza terminar como cualquier mutante de los X-Men. Y aunque es ayudado, y hace amistad, por dos super héroes convencionales, Deadpool se resiste a seguir haciendo equipo con ellos para futuras misiones. Cuando compré mi boleto en taquilla, no me di cuenta de que entraría a la versión doblada al español, así que me tocó escuchar el lenguaje vulgar, altisonante, irreverente y políticamente incorrecto, personalizado al mexicano. Para mí queda pendiente, para otra ocasión, ver la versión original en inglés.

Vogler menciona que el antihéroe herido es un heroico caballero en su armadura deslustrada, un solitario que rechaza a la sociedad y que ha sido rechazado por ella; son personajes que pueden vencer en la última instancia y podrían gozar de la simpatía del público en todo momento, pero a los ojos de la sociedad son marginados y proscritos. El autor también señala que podemos adorar a estos personajes porque son rebeldes, porque desafían a la sociedad como a cada uno de nosotros nos gustaría hacer.

Con esto dicho, se demuestra que la trama alrededor de Deadpool es una fórmula que se ha repetido en innumerables ocasiones, la única particularidad que presenta es que el anti héroe actúa como un súper anti héroe, capaz de hacernos reír con su cinismo, entretenernos y hacernos empatizar con su causa. Deadpool es una excelente opción para verse con amigos y con simpleza, es una película que no admite mentalidades demasiado críticas.

Los antihéroes están de moda, cada vez es más común encontrar historias narradas desde la perspectiva del personaje antagónico. Son las circunstancias las que orillaron tanto a Deadpool, como a Furiosa de Mad Max: Furia en el Camino, o a Walter White de Breaking Bad, a hacer el mal, o, como coloquialmente se diría, a salirse del huacal.

Leer más
1 8 9 10
Page 10 of 10